Rompiendo el yugo del deber conyugal y conquistando el derecho al placer sexual.


La alcoba; la Habitación, el cuarto, como sea para muchos es un santuario. El lecho matrimonial es el altar donde se realiza el acto sagrado de la reproducción.
El amor se hace a oscuras, en silencio, sin quitarse el camisón. En cuestión de minutos, el esposo termina, da media vuelta y queda dormido…. Escenas como éstas se han repetido infinidad de veces en infinidad de casas cristianas. Y de casas judías. Y de casas musulmanas.
Cambian las palabras, cambia el decorado. Pero la precipitación del hombre es la misma. Y la pasividad de la mujer, también.

En muchas religiones el sexo se percibe como algo sucio, pecaminoso, merecedor de infiernos y castigos. Pero al ser el único camino para traer hijos al mundo, hay que aceptarlo como un mal menor.

En el Nuevo Testamento, San Pablo habla de la conveniencia para el hombre de no tocar a la mujer, Y la Iglesia Católica enseña el celibato como un camino de perfección.

En Israel, una secta de piadosos envuelve a sus mujeres en sábanas para no tocarlas durante la relación. La sábana está perforada en el centro. Por ese pequeño orificio el esposo penetra a la esposa. Así tienen hijos sin tener placer.

En algunos países de África, manipulando las palabras del Corán, libro sagrado de los musulmanes, mutilan los genitales de las niñas para que nunca puedan sentir placer. La mujer debe limitarse a procrear.

En muchas culturas y por culpa del machismo de muchas religiones, la mujer fue reducida a un aparato reproductor. Y el matrimonio, a una relación de esclavitud. La palabra “cónyuge” lo expresa bien: es un “yugo”. Ojo Pero no un yugo compartido, como pudiera pensarse. Porque al hombre le permiten buscar y encontrar placer en la calle con otras mujeres. Es la esposa la que está condenada al “deber conyugal”.

En Muchas partes se dice Que Si la mujer disfruta… ¡es porque es puta! Y Todavía en el siglo 21 se oyen estos refranes que censuran el placer femenino.Pero, a pesar de las represiones y la doble moral, las mujeres están rompiendo roto el yugo del deber conyugal y están conquistando el derecho al placer sexual.

En casi todos los países de América Latina y el Caribe las mujeres hemos logrado leyes que protegen nuestros derechos sexuales y reproductivos. Las mujeres están conociendo su cuerpo, lo exploran, rompen el tabú de purezas e impurezas, acceden a la educación sexual, disfrutan de su pareja en un ambiente de amor y alegría, sin prejuicios ni silencios.

Más que “cónyuges” me gusta “consortes”, que significa compartir la misma suerte. Y el mismo placer.!!!

BIBLIOGRAFÍA
¿Conoces la Declaración Universal de los Derechos Sexuales?
http://leo.worldonline.es/fess/Boletines/3-1999/articulo_3-2.htm
RADIALISTAS

3 comentarios en “Rompiendo el yugo del deber conyugal y conquistando el derecho al placer sexual.

  1. Jose Moreno dijo:

    SALUDOS A TODAS LAS MUJERES Y DE VERDAD VIVA EL AMOR Y DEBEMOS ROMPER CON ÉL TABU, VAMOS A SATISFACERLAS COMO ELLAS QUIERAN Y A DARNOS PLACER, VIVAN LAS MUJERES Y ABAJO EL YUGO Y DEMOS VALOR A LA VIDA, A ESTAS MUJERES QUE LES PONEN TELAS PARA NO TOCARLAS, QUE DEJEN EN LO POSIBLE ESTA FORMA ILOGICA DE VIVIR, EN EL SEXO HAY QUE SENTIR MUTUAMENTE, PIEL, SUDOR, ALIENTO, Y TODAS LAS PARTES …

    • Bueno cuando alguien refuta mis comentario me gusta q me respondan de manera documentada es importante para mi tal vez la bibliografia q consulte este equivocada o tenga una vision unica dl tema !! ademas así puedo ver ambas visiones y comparar el tema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s