AL COMPROMETERNOS, ¿DEBO CONTARLE MI PASADO SEXUAL?


Sin duda nos hemos vuelto más seguras, independientes y osadas; sin embargo, a la hora de comprometernos sentimentalmente con alguien, nos sigue preocupando si debemos o no contarle todo acerca de nuestros antiguos amores. ¿Debe importarle?, ¿en qué casos hay que hablar?

Generalmente, cuando encontramos a la pareja perfecta para nosotros, hemos recorrido por una amplia gama de amores fortuitos y otros no tanto. Por ende, nuestra vida está llena de experiencias tanto emocionales como físicas o sexuales. Y, sin duda, de casa una de nuestras relaciones algo hemos aprendido; entonces ¿qué importancia pueden tener los momentos sexuales que hayas tenido antes de tu actual pareja? Bueno, al parecer a ellos les importa, claro que sin muchos detalles.

Quiéreme tal cual soy!.

Si bien cuando él te conoció se enamoró de toda tu persona, muchas veces el pasado sexual puede empañar todo ese amor y provocar más de alguna discusión. Y es que es inevitable que él se sienta inseguro o celoso frente al tema, ya que para el común de los hombres, su pareja es símbolo de pertenencia. Y, si somos honestas, para nosotras también es complicado saber con cuántas mujeres estuvo antes que con nosotras y cómo fue con cada una de ellas. “Si es complicado, aunque la verdad es que me gusta saber con cuántas mujeres se acostó, pero en el minuto en que mi curiosidad me traiciona y pregunto mas de lo debido, los celos me condenan”, confiesa Ana María, de 31 años.

¿Y qué opinan ellos?

“La verdad es que sí es importante, sin embargo fue más importante en otro momento de mi relación y de mi vida. En algún momento fue un tema delicado por una serie de inseguridades personales, y en más de alguna ocasión me sentí “evaluado” o “comparado”. Es que sobre todo para los hombres, creo, el tema de ser top en la cama es súper importante. En nuestra sociedad la capacidad de satisfacer a tu pareja al 200%, de “cumplir”, tiene un peso tremendo, y uno siente que si no es el mejor para su pareja es “poco hombre” o algo así. Y es por ese lado que el pasado sexual de tu pareja pesa, porque mientras más “amplio” es ese pasado, más grande es el espectro de comparación. Entonces produce inseguridades terribles, sobe todo si uno no tiene un pasado tan amplio como el de tu pareja. Para peor, en el caso de los hombres, es súper difícil engrupir a su pareja sexualmente. Si tu pareja no te excita lo suficiente, o no es capaz de satisfacerte, no tienes como engañarla, en cambio una mujer puede fingir un orgasmo sin problemas, y uno quedar convencido de que lo está haciendo de maravillas, cuando en realidad tu pareja está “echando muchísimo de menos” a una pareja anterior. En lo personal, a mi me gusta saber algunas cosas generales, pero prefiero no saber muchos detalles, porque además soy muy posesivo, entonces me produce muchos celos pensar en que alguien más estuvo en la cama con mi pareja. Sin embargo, el pasado sexual de mi pareja no cambia en absoluto lo que puedo sentir por ella. Generalmente el tema no pasa por qué tan “amplia” haya sido su vida sexual antes de mi, pero sí es súper importante la sinceridad en el tema. Me dolería mucho más si me mintieran o me escondieran algo, que si su pasado ha sido muy liberal”, confiesa Patricio de 32 años.

Un poco menos aprensivo con el tema es Edgar, de 31 años, “¿si el pasado importa? A veces sí, pero muchas veces no. Me gusta que me cuenten pero no en mucho detalle, porque a veces las mujeres confunden a su pareja con su amigo de confianza y a veces se le sueltan detalles que en realidad no te importa. Generalmente no pregunto… Tanto. Pero a veces me cuentan qué onda han sido sus parejas pasadas, cuántos eran, cómo eran en la cama. Cosas así. Pero cuando comienzan a dar detalles como “él si era bueno en la cama…” Y por ahí mismo se van contando cosas. Yo generalmente le paro los carros porque en realidad si yo le dijera algo así, ellas estarían enojadas por un par de semanas. Pero en general no me importa mucho. No le doy tanta mente a eso. Vivo mas el hoy y trato de pensar en el futuro que el vivir en el ayer”.

No hablar de más.

Como el dicho de “no hagas lo que no te gustaría que te hicieran” es válido para todo, en este caso es así. No hablas más de lo necesario. O sea, si él quiere saber con cuántas personas has estado o cuándo fue el último, está bien; pero no entres en detalles porque contaminarás la relación.

No importa la imagen de seguridad que te presente ni la inteligencia que demuestre tener; porque el temor a las comparaciones no está relacionado directamente con eso, sino que con los prejuicios y temores internos del hombre.
Está claro, el hombre teme ser comparado; por lo que no metas más gente en una ecuación que debe ser de dos. “cometí el error de contarle una de las mejores experiencias que he tenido y pasa el tiempo y sigue restregándomela en la cara, ¡y pasó hace 8 años!”, exclama Rosario de 29.

Si bien es tu decisión contar o no, ten en cuenta sus sentimientos, sus temores y el futuro de tu relación. De pronto más vale mantener la llama encendida gracias a ciertos misterios o secretos que sólo se convertirán en buenos recuerdos para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s