SIGNOS DE GOZO EN LA MUJER


Si bien la pornografía ha sido un elemento de ayuda en sus vidas sexuales, para las mujeres les ha hecho un mal favor, pues ha estereotipado su goce y disfrute sexual, dejando de lado lo que realmente ocurre en ella. Entonces, por temor a ser comparadas con libidinosas, muchas callan sus emociones y sensaciones, confundiendo a los hombres en lo que a disfrute significa. Averigua cuáles son los signos que nos delatan en la cama.
“Tuve una novia que era lejos la más fome sexualmente hablando. Se quedaba ahí tirada como muerta, mientras yo me subía encima de ella tratando de hacer todo para despertarla y hacerla gritar. Ella, nada, ni se inmutaba y, de vez en cuando, la veía que cerraba los ojos. El tema me complicó tanto que no pude seguir con ella. Me sentía poco hombre a su lado”, confiesa Nicolás, hoy de 33 años y casado con una mujer que define como la antítesis de la anterior. Y es que, ¿los hombres quieren mujeres que griten histéricas al ser penetradas? Pareciera que sí.
¿Si no grito, no siento?
“No soy de las que grita ni que rasguñan. Me quedo callada, como tragándome las palabras que le diría y que me avergüenzan, pues creo que sonarían un poco ordinarias, como de prostíbulo. Pero de que la paso bien con él, la paso muy bien. Claro que él jura que yo ni orgasmos tengo. Si supiera…”, dice Javiera, de 45 años, casada hace 10 e incluso, se define como “multiorgásmica”. Pero cabe preguntarse, ¿por qué su marido no se da cuenta de ello y por qué limita su disfrute sólo al histerismo femenino de las películas triple X? Bueno, para ese tipo de hombres es que destinamos esta nota, que de una manera científica y bien estudiada por especialistas, define los signos de gozo y satisfacción femenina, más allá de los tradicionalmente expuestos en escenas ardientes.
El cuerpo habla por sí solo
El placer de la mujer está escrito en su cuerpo y sólo hay que seguir sus indicadores para saber cuánto está gozando en el encuentro sexual. Estos son algunos de los signos que ya han sido definidos por especialistas orientales esencialmente:
1.- Su cuerpo se extiende, se alarga.
2.- Tiende a cerrar los ojos por la vergüenza o timidez.
3.- Aprieta sus piernas para lograr estrechar lo máximo posible los órganos sexuales.
4.- Su respiración se agita, abriendo los orificios nasales y la boca.
5.- se enrojecen sus mejillas y orejas.
6- Tiende a aumentar el sudor en su cuerpo.
7.- Su vientre, manos y cuello estarán ardiendo.
8.- Si ha logrado llegar al clímax, lo más probable es que su cuerpo se contraiga y apriete lo más posible. Se vuelve tenso por un instante.
9.- Si ya logró el orgasmo, caerá distendida como si se quedara dormida en un profundo relajo.
10.- su pareja podrá sentir las contracciones uterinas posteriores, los latidos de su vulva y la humedad inevitable de tal acontecimiento.
Si la mujer presenta la mayoría, o mejor aún, todas estas indicaciones, pues entonces el hombre puede dormir tranquilo, porque su mujer ha disfrutado al máximo el encuentro… aunque no te lo diga o grite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s