10 razones para no convertirse en amante


Muchas mujeres caen en la tentación de estar con un hombre comprometido con otra mujer, siguiendo un ciclo vicioso que destruye tanto sus vidas como su autoestima. Pero ninguna mujer merece ser plato de segunda mesa, por eso, a continuación se enumeran 10 razones para no convertirse en amantes.

Algunas veces, las mujeres se ven atraídas por alguien que ya tiene pareja, pero cuando caen en la seriedad de la situación generalmente ya es tarde, están enamoradas y a disposición de esta persona infiel. El amor es algo muy complicado y difícil de entender, pero no por eso se debe dañar la vida de una misma, cada mujer tiene derecho a ser feliz sin compartir a su hombre con nadie. De manera que aquí se presentan algunas razones muy interesantes para aquellas mujeres que están pensando entrar en un triángulo amoroso, así lo podrán pensar dos veces antes de arruinar sus vidas.

1. Si se es la amante de un hombre, nunca se podrán compartir fechas especiales con él, como navidad, cumpleaños, fines de semana, vacaciones, etc. ya que esas fechas estarán reservadas exclusivamente para su mujer y su familia. Tampoco se podrá comprarle regalos de ningún tipo, porque pueden revelar que esta persona está teniendo una aventura extramatrimonial. De manera que el único momento especial u obsequio que se tendrá es poder estar juntos en los momentos de las escapadas de la casa.

2. Tampoco es posible planificar nada, ya que solo se cuentan con momentos imprevistos y ocasionales donde la “pareja” puede inventar excusas para estar un rato fuera de casa. Nunca habrá cenas románticas, salidas al cine o paseos juntos, ya que no se los puede ver públicamente, porque de hecho, lo que están haciendo es secreto y está mal, al punto de que esas acciones destruyen una familia ya conformada. Es mejor no ser parte de algo tan complicado, porque al fin y al cabo hay innumerables hombres solteros que esperan de una relación sana.

3. Generalmente no se podrá requerir de su compañía los fines de semana o domingos, ya que los días no laborales de seguro estarán reservados para su familia y sus hijos. Además se deberá soportar el hecho de saber que esa persona y su mujer están pasando el tiempo juntos en su casa, vacacionando, etc. mientras una está sola esperando por la próxima visita inesperada.

4. Toda mujer merece ser la esposa y no la amante Se debe ser la persona a la que la pareja ama, respeta y valora, sin ninguna necesidad de esconder la relación de nadie. Es muy doloroso amar profundamente bajo estas circunstancias, ya que la relación nunca pasa de visitas ocasionales y sin compromiso. De manera que aunque el hombre afirme que es a una a quien ama y quien está primero, las acciones muestran lo contrario.

5. Nunca se podrá llamarlo al hogar, ni a ningún lado sin aviso, de manera que normalmente la amante debe esperar a que él se comunique sin poder tener ningún control o reproche sobre la vida de su hombre. En cualquier situación donde el hombre deba decidir entre la esposa y la amante, su mujer estará primera, por lo que será la amante la que deberá posponer sus necesidades si la mujer requiere de su marido por cualquier circunstancia.

6. La triste verdad es que las noches de la pareja no serán de una, sino de su esposa. Así como los planes son de ellos, ya que son quienes tienen un pasado, un presente y un futuro juntos. La amante jamás será parte de la planificación de vida de su hombre, simplemente recibirá migajas de lo que sobra en la otra relación, como el tiempo en que no está con la esposa y puede darse el lujo de pasar la tarde con una.

7. Si el hombre ya está casado no puede ser la “media naranja de una”, porque de hecho ya tiene una. Es importante ser sensatas y desconfiar de un hombre infiel, ya que si engaña a su mujer, no hay razones que le impidan engañar también a su amante con mentiras. 

8. Jamás se debe creer que el hombre no tiene nada con su mujer, porque por alguna razón siguen casados y no ha decidido terminar la relación. Algo siente o necesita de ella, por lo que cuando un hombre casado dice que “no tiene nada con su mujer” simplemente es una gran mentira para complacer a su amante. 

9. Estando en una relación de segunda mujer, se devalúa el valor de una misma, así como el respeto que debe tener la pareja por una. Una misma se pone de oferta, cuando en realidad debería merecer mucho más que una relación compartida. Esta situación de aventura romántica hace que el hombre se aproveche de su amante, ya que sin dar nada a cambio recibe todo de una, porque de hecho para esta mujer él es su único hombre y no comparte su vida con nadie más.

10. Ante cualquier eventualidad, emergencia o problema no se puede acudir a la pareja como en una relación normal, ya que él está con su esposa y no se puede entablar una comunicación con él. La amante está resignada a ajustarse a los tiempos y necesidades del hombre dejando de lado sus propias necesidades, hasta el punto que la pareja domina totalmente la relación, aún cuando está ausente la mayor parte del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s