Como Suicidarse en las redes Sociales


Se habla de estrategias en redes sociales, se habla de qué tipo de publicaciones son las más recomendadas, se habla del estilo de comunicación… Todo esto está muy bien, es una buena ayuda, aunque no hay dos cuentas iguales, pero ¿por qué no contaros lo que de verdad interesa? ¿por qué no hablar de los fallos más comunes? Ésos que te suelen provocar algún que otro dolor de cabeza, o incluso hasta una crisis en Social Media. Ésos que si no evitas te mandan sin remedio hacia un suicidio en las redes sociales.

Algunos pueden parecer de una lógica aplastante, y otros no los habías ni pensado, pero créenos, siguen sucediendo hoy en día y no hace falta ser un experto para evitar la mayoría de ellos.

  1. La cartera: empezamos por lo básico, pero necesario. Si quieres seguir manteniendo algo en privado o en secreto NO lo publiques en redes sociales, así de sencillo. Números de teléfono, direcciones físicas (excepto si es un negocio físico), datos bancarios…
  2. La cabeza: algo también muy básico pero que resulta a veces difícil de controlar si no tienes cuidado es la “trilogía de la polémica”, es decir, evita hablar de política, religión y fútbol (salvo que tu página sea de uno de estos temas claro, en cuyo caso no supondría un problema siempre que respetes a los que piensan diferente). Sabemos que hay libertad de expresión y pensamiento, y parece algo absurdo, pero no lo será como te veas atrapado en medio de una discusión de carácter político tal y como están las cosas hoy en día. Y no es nada fácil cortarlas.
  3. El abandono: Imagínate entrar en una cuenta y ver que la última publicación fue hace tres meses. O que sea una publicación actual pero la anterior sea de hace veinte días, la anterior de 2 meses atrás, luego cuatro en apenas una semana… NUNCA una cuenta debe dar sensación de abandono, si no estás condenado a perder el trabajo de mucho tiempo. Marcarse una línea de comunicación con una periodicidad es fundamental: 1 vez a la semana, de 2 a 4 semanales, una diaria, 2 ó 3 al día… elige en función de tus necesidades de comunicación y mantenlo. Se trata de acostumbrar a tu comunidad a un ritmo, más o menos lento, pero constante de publicaciones.
  4. La omisión de socorro: Es un delito en la vida real y un “delito” en las redes sociales. Nos referimos por supuesto a responder las dudas, preguntas y comentarios de los fans. Puede darse a la vez que el abandono, como comentábamos en el punto anterior, pero es más grave cuando se produce habiendo actividad en la página, ya que da sensación de pasotismo hacia tus fans.
  5. Palabras prohibidas: Igual que has de tener cuidado con tus datos personales y dónde los publicas, más cuidado aún tienes que tenerlo con los datos o la información de tus fans. La mayoría de las redes sociales disponen de canales privados para comunicarte con ellos,pero si no tienes la posibilidad o el espacio es reducido (como por ejemplo en Twitter), recurre al mail y no te compliques la vida.
  6. Una para todas y todas para una: Parafraseando a los mosqueteros de D’Artagnan, tu imagen ha de ser una y sólo una para todos, por muchas redes sociales que haya. Sólo te llevará unos minutos comprobar que la información que das en todas ellas es la misma, y que no vas a confundir a tus fans dando informaciones contradictorias o diferentes. Puede parecer muy obvio, pero no serás ni el primero ni el último al que le pasa.
  7. Donde manda patrón no manda marinero: La comunicación en las diferentes redes sociales tiene que llevarla la misma persona. Cada vez es menos frecuente, pero sigue pasando, que empresas que tienen departamentos de marketing y de sistemas, se encarguen entre todos de gestionar las redes sociales, y por ello, la línea de comunicación de la empresa sea difusa y errática. Y no hace falta ser una gran empresa, en una PYME también es habitual, desgraciadamente. A veces por falta de definición clara de las tareas por no haber puestos claros, y otras por simple dejadez, es fácil que no sea siempre el mismo o que no sea la persona adecuada.
  8. No seas un lobo con piel de cordero: Sí, eres una marca de carácter comercial, pero no, esto no es un mercadillo. Ten siempre presente que la gente está en las redes sociales por tener contacto con amistades y familiares, por desconectar y por compartir intereses. Alguna oferta puntual no le hace daño a nadie, al contrario, pero no conviertas tu página de marca en un folleto online de tus ofertas y promociones. O harás huir a tus fans.

Trata de no abandonarte en estos aspectos y verás como tu comunidad crece y madura poco a poco. Se trata de hacer las cosas bien, y sólo con ello alcanzarás parte del éxito que buscas, el resto es cuestión de trabajo y buenas ideas para diferenciarse del resto y resultar atractivo e interesante a tu comunidad.

 Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s